EDUARDO DEL REAL: EL COYOTE CUIDANDO A LAS GALLINAS

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Oscar Díaz Salazar

Reunido con los maestros de nivel secundaría en el Gimnasio Multidisciplinario de la UAT en Reynosa, el Subsecretario de Educación Básica del gobierno de Tamaulipas, Julio Herminio Pimienta, señaló a la Subsecretaria de Administración – recién abandonada por el chilango Eduardo del Real Soria- como la responsable del retraso en el pago a varios maestros, y del desorden que impera en la educación de los tamaulipecos.

La declaración fue clara y contundente, y además obligada por la presencia, en el auditorio, de muchos maestros a los que se les adeudan pagos desde hace mucho tiempo, y que vieron en esta reunión convocada para tratar asuntos de índole académica y de organización, la posibilidad de socializar sus problemas mediante la exhibición de carteles.

Transcribo a continuación parte de lo que dijo Herminio Pimienta ante más de tres mil docentes:

“No vamos a pagarle a tiempo a los maestros, porque sale el documento del nivel, el Formato Unico de Personal, -y eso es gobernanza-, el nivel lo hace, lo captura, pasa a Recursos Humanos, de Recursos Humanos a la Coordinación Estatal del Servicio Profesional, de ahí a Planeación, de Planeación viene a la Subsecretaria para que yo lo firme. Lo firmo, va a Recursos Humanos y de Recursos pasa a Informática. Y en esto, miren todo el tiempo que pasó y la persona sin cobrar. Desde que llegue el día primero de octubre de 2016, al segundo día nos reunimos todos los que tenemos que ver con esto, y quiero decirles que seguimos en esto ¡y no se arregla nada!, es una verdadera monserga e infortunio, punto, no tiene otra palabra, que lo agarren y que hagan lo que les de su regalada gana; pero es momento de decir la verdad: no está en los niveles la ineficiencia del proceso, no está con el maestro Wong, está en la ineficiencia de la Subsecretaría de Administración con el Servicio Profesional Docente, punto…. Y sé que esto me va a traer consecuencias, pero también sé que las puedo afrontar. Un año diciendo lo mismo y nadie, nadie se mueve, nos hemos reunido con el Secretario dos, tres, cuatro veces y todos me dicen que sí y después salimos de ahí y no pasa nada, entonces a qué estamos jugando. Estamos tan indignados ustedes como yo. Lo entiendo. ¿Como me siento?: frustrado.

¿Como me siento?: impotente, molesto de ver que la gente confía que hay un cambio, y el cambio que…”

Hasta aquí la cita.

El asunto no me sorprende, conociendo los antecedentes del Chilango Eduardo Del Real Soria, a quien en mala hora le confiaron la Subsecretaria de Administración de la Secretaría de Educación.

Cuando estuvo en COMAPA Reynosa este sujeto, en la Gerencia Financiera, dejó un grave desbarajuste en las cuentas de la paramunicipal y fue parte de el grupo que “desapareció” las cuentas millonarias etiquetadas para la compra de medidores de agua.

Enviarlo a un puesto menor en la Contraloría del  Estado, luego de su paso desastroso por la Subsecretaria de Administración, equivale a poner al coyote a cuidar a las gallinas. Las cosas en la set están igual o peor que antes. El trafique con las plazas, con la horas, la retención de pagos, el no pago de viáticos, los programas de capacitación simulados, la gasolina que acaparan unos cuantos, el recurso para programas que no se aplican, los aviadores, etc. son realidades que siguen vigentes en el actual gobierno.

Eduardo del Real no debió ser reubicado en la Contraloria. Ahí seguirá haciendo de las suyas. Su permanencia en el gobierno, y especialmente en la Contraloria, es como “poner la iglesia en manos de Lutero”. El chilango que se acerca a Tamaulipas siempre que hay un botín para repartir, una nómina que asaltar, una cuenta para trinquetear, fue parte y beneficiario de esa continuidad en la que se demoran los pagos (para jinetear la lana), se simula el combate a los aviadores, se aplica discrecionalmente la ley para traficar con claves, horas, plazas, nombramientos, etc,.

Con la complacencia de Del Real, las cosas no solo no mejoraron en la Secretaría de Educación, más bien empeoraron, pues las transas se siguen permitiendo y fomentando, pero ahora las hacen novatos, personajes de pocas luces intelectuales, que ni para robar son buenos.

Las declaraciones del Subsecretario Pimienta se pueden complementar con las miles de historias que cuentan los maestros de Tamaulipas, para entender el desastre que existe en la educación de los tamaulipecos. Y si bien este problema no se generó en el actual gobierno, si se complicó con el año perdido en el que estuvo en la Secretaría el chilango Eduardo Del Real