Asesinan a dos trabajadores en la mina Media Luna

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Sindicato de los Trabajadores del Acero de Canadá (USW) pidió de nuevo al primer ministro Justin Trudeau, que “intervenga” con las autoridades mexicanas para detener la represión contra la huelga de los trabajadores de la mina Media Luna –en Cocula, Guerrero–, en la que los hermanos Víctor y Marcelino Sahuanitla Peña fueron asesinados el pasado sábado por presuntos integrantes de la Confederación de los Trabajadores Mexicanos (CTM).

La mina Media Luna, que opera en la región desde 2013, pertenece a una filial de Torex Gold Resources, una empresa minera canadiense que inyectó cientos de millones de dólares en sus actividades de extracción de oro en Cocula el año pasado.

“La raíz de estos asesinatos brutales es la represión descontrolada contra los derechos laborales en México”, sentenció la organización canadiense, que desde 2005 es aliada “estratégica” del Sindicato de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (STMMSRM), dirigido por Napoleón Gómez Urrutia.

En un boletín emitido hoy, el sindicato canadiense denunció que la filial de Torex Gold Resources pactó una alianza con la CTM para afiliar a todos sus trabajadores en el sindicato –sin su consentimiento–, y recordó que esta “práctica corrupta” es ilegal, tanto en Canadá, como Estados Unidos.

Según el STMMSRM, la noche del sábado integrantes de la CTM asesinaron a los dos huelguistas –que habían instalado un retén en la población de Azcala– ante la mirada de unos militares adscritos a la patrulla número 0827327. Aseveró que los uniformados detuvieron a los agresores, pero “de inmediato los dejaron en libertad merced a la acción de alguna autoridad”.

El sindicato canadiense afirmó que “las autoridades mexicanas deben llevar a cabo una investigación agresiva y auténtica sobre los asesinatos de los dos trabajadores y perseguir a todos los responsables”. Y añadió: “El gobierno mexicano y esta empresa canadiense deben asegurarse que este conflicto se resuelva sin más efusión de sangre”.

El pasado 14 de noviembre, el sindicato canadiense dirigió una primera misiva al Primer Ministro Trudeau, en la que le advirtió sobre la situación “extremadamente preocupante” en la mina Media Luna y le llamó a intervenir para evitar un “ataque potencialmente violento contra los derechos laborales y humanos” de los huelguistas.

En paro desde el pasado 4 de noviembre, los trabajadores mineros exigen mejores prestaciones laborales y, según el STMMSRM, “el desconocimiento del sindicato de la CTM al que la empresa le ha dado su ilegal reconocimiento”.

Cinco días más tarde, el delegado del STMMRSM en la región, Indalecio Pérez Morones, denunció que la empresa minera canadiense amenazó con despedir a los huelguistas –que eran entonces alrededor de 600, según afirmó en entrevista con El Sur– y la tensión escaló hasta que el 13 de noviembre, alrededor de 100 agentes de la Gendarmería Nacional tomaron las instalaciones de la compañía minera.

MATHIEU TOURLIERE