Columna El Madrazo Jaime Hernández

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Columna
El Madrazo
Jaime Hernández
La corrupción no es privativa de un país, de un gobierno o de un partido político, es un fenómeno mundial con profundas raíces históricas y culturales. Desde la Colonia hasta nuestros días, ha prevalecido una concepción patrimonialista del poder que ha favorecido la corrupción. En nuestro país La corrupción se ha dado desde tiempos remotos, desde la colonización española para ser exactos, en dónde los pobladores de las tierras americanas ofrecían oro y riqueza a los españoles, a cambio de protección o de inmunidad. A pesar de que ellos no sabían el tipo estaban haciendo, la corrupción se daba. De ahí se fueron dando más y más actos de corrupción, y como en el caso anterior no sabían el nombre del acto, hasta mucho después cuando fue acuñado este término, pero para eso paso mucho tiempo, pero los actos siguieron a través de la historia dándose, hasta llegar a nuestros días, en donde está por demás sabido qué es la corrupción, quedando impunes estos actos debido a nosotros mismos. La corrupción en México, es un fenómeno aparentemente general en todos los niveles de la sociedad, con lazos muy profundos tanto en las mentes de los ciudadanos como en las estructuras del Estado, y que tiene un origen común; la propia educación. Sin embargo la corrupción no debe ser tolerada en ninguna sociedad, y la nuestra no es la excepción, la corrupción es un cáncer que se ha insertado en la sociedad mexicana, sin embargo este problema se ha venido acentuando por una serie de factores, que tienen que ver tanto con la estructura en las instituciones y regímenes fiscales, como con la difusión de noticias y programas amarillistas que lejos de contribuir a luchar contra este problema, han ocasionado un panorama desalentador que desmotiva a una gran parte de la población. Partiendo del hecho de que la corrupción y corruptelas son inaceptables en cualquier orden social, se ha llegado a afirmar que “México es rehén de la corrupción Sus secuestradores no se ubican solo en el gobierno; también están en la iniciativa privada, los sindicatos y hasta en los medios de comunicación. El problema no es de ahora; desde nuestros conquistadores, cuando la metrópolis organizó nuestras primeras formas de gobierno, se establecieron mecanismos que confundían los intereses públicos con los privados, para repartirse el botín, con el tiempo esta corrupción fundacional se ha generalizado dramáticamente Hoy en día los medios de comunicación de prácticamente todos los países del mundo, difunden casi de manera cotidiana, hechos palpables de corrupción en los poderes, y no hay campaña política o agenda pública en que estén ausentes propósitos de promover la Ética en el servicio público y transparencia gubernamental, así como sancionar con severidad, CAMBIEMOS UN POCO DE TEMA y he aquí algo pára refleccionar: Cuando todos los odios han salido a la luz, todas las reconciliaciones son falsas, Quien no sabe bailar dice que los tambores no valen para nada., Con la primera copa el hombre bebe vino; con la segunda el vino bebe vino, y con la tercera, el vino bebe al hombre., Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo., Cuando los elefantes luchan, la hierba es la que sufre , Contra más grande la cabeza, más grande la jaqueca, Más vale una cabra que da leche que una vaca estéril., Dos perros pueden matar a un león, Repara tu trineo en el verano, y tu carreta en el invierno., El enano ve gigantes por todas partes, Mira a las estrellas, pero no te olvides de encender la lumbre en el hogar, Al comprar una casa, piensa en el vecino que adquirirás con ella, Los perros que se pelean contra ellos, se unen contra los lobos, Las ideas están exentas de impuestos , Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza La gente se arregla todos los días el cabello. ¿Por qué no el corazón? Bueno es todo por el dia de hoy y recuerden que dios les dara el doble de lo que piden para este humilde empleado de la pluma, hasta la próxima.